martes, agosto 23, 2005

Mendigo?

Una bolsa de papel envuelve la botella, la mirada aunque perdida se muestra sincera y sentado sobre el bordillo saborea trago a trago la dulzura del sol en una fría mañana de otoño. Observa a toda la gente a su alrededor y se compadece do todos los que pasan por delante de él, tan atareados, sin poder vivir su vida. En cambio él, allí sentado con poco más de un par de euros en el bolsillo, su abrigo curtido por los años y la mochila en la que guarda todas sus pertenencias, se considera la persona más feliz del mundo. Toma la botella y tras un trago los recuerdos se deslizan por su garganta, todas sus pertenencias, su trabajo, todo parecía maravilloso y la gente le envidiaba pero todos los recuerdos de esos tiempos son tristes. Recuerda los fines de semana encerrado en casa trabajando, las mañanas grises en la oficina que mataban cualquier atisbo de sonrisa. Otro trago y vuelta a la realidad ahora solo el pasado nublaba su cara, la sonrisa era permanente, la gente era su familia y las calles su hogar, había nacido para ser libre y vagar por las calles descubriendo los secretos que se esconden en los callejones escondidos, donde los tesoros son pequeños momentos que se suceden entre las sombras.

"La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días."(Benjamin Franklin)

"Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace."(Jean Paul Sartre)

"La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos."(Henry Van Dyke)

Salu3

4 comentarios:

Juanlo dijo...

Oye, me alegra saber que "has vuelto". Me ha gustado mucho, admiro la manera en la que te metes en tantos papeles distintos de una forma tan concisa.

Y cómo no, esas frasesitas del final.

salu2 ;) (y eso del salu3?)

Francisco dijo...

Como todo el mundo pone Salu2 yo, más chulo que nadie pongo salu3.jejeje. Una ocurrencia que tuve.

Salu3

Dremin dijo...

Me ha gustado mucho ^^. Siempre pensé cómo sería la vida de mendigo, y pensé también que si alguna vez yo fuése a suicidarme, no lo haría, en su lugar, y ya que iba a dejar de vivir, no perdería nada si me voy con lo puesto, y cojo rumbo a otro país, de mendigo, a ver qué me depara el destino.

- - -

Aunque el pobre ese echaría de menos Bloguear de vez en cuando, jugar al GTA, descargar compulsivamente vídeos de humor de internet, ver pequeñas y grandes obras de arte en deviantart.com descubrir también pequeños momentos con personas muy queridas en el MSN.

Oye, si no te importa (y si te importa también xD) te agrego a los enlaces de mi Blog.

Anónimo dijo...

pero solo si te vas a suicidar eh!!!

qué bellas las cadenas, que dulce su roce en las muñecas de una muchedumbre demasiado asustada para ponerse en pie :)